¿QUIÉN NO HA ENJUAGADO UNA LÁGRIMA?

por

¿QUIÉN NO HA ENJUAGADO UNA LÁGRIMA?

¿Quién no ha enjuagado una lágrima?,

por un lacerante dolor,

la tristeza infinita,

la total ausencia;

la soledad.

 

Se recubre el ojo y la represa cede,

se desborda llena de quebranto,

baja con cristales de infortunio,

aspecto salobre,

convite de amargura;

la impotencia.

 

¿Quién no ha enjuagado una lágrima?

si el suelo no le sostiene,

el aire no le sirve,

nadie acude a su auxilio,

se pervierte solito;

alma en decadencia.

 

Está lejos y no viene,

está aquí y no me abraza,

no siento manos amigas,

falta calor de hogar,

la palabra está ausente;

lágrima viva de desengaños.

 

Me tropecé con un amigo,

no me dio la mano,

no pude atender la mano de un mendigo,

golpe, a golpe,

lleno de golpes,

las lágrimas cayeron solas.

Soy un pajarillo sin vuelo,

mi oído ya poco escucha,

mis piernas casi ya no me obedecen,

mi corazón está debilitado,

golpe a golpe,

casi ya no tengo lágrimas.

 

¿Quién no ha enjuagado una lágrima?,

en este camino tortuoso,

lleno de erráticas piedrecillas,

antojadizas, caprichosas, traicioneras,

que hacen resbalar para gemir;

tormento de cataratas.

 

Un niño con carita de necesidad,

una madre compungida, afligida,

con sabor a leche para una boca muerta,

obrero de ayer y un discapacitado de hoy,

son escenas que el ojo no resiste

y se inunda; huaico del corazón.

 

Gota por gota,

golpe por golpe,

lágrima humana

es desborde del alma

que acaricia y calma

como la briza marina.

 

Julio R. Villanueva Sotomayor

Lima, 30 de enero de 2018

www.identidadjrvs.com

 

 

 

 

 

Escribir un comentario

Tu email no será publicado.