ENTRE LA ROSA Y EL JAZMÍN…

por

ENTRE LA ROSA Y EL JAZMÍN…

Entre la rosa y el jazmín

elijo a la rosa,

de pétalos de seda y perfume cautivador;

por su pureza, la blanca es mi preferida,

por su frenesí, la escarlata.

 

Entre la lluvia y el rocío

elijo las gotas que mandan las nubes,

insistentes, locuaces,

impertinentes, a veces,

pero abundantes y generosas.

 

Entre la borrasca y el viento

prefiero la tormenta marina,

directa, mortal,

y no el aire que no se cansa de soplar

su impúdica maledicencia.

 

Entre el cielo y la tierra

prefiero la tierra

para sentir el dolor de mis caídas,

pelearme con mis arrebatos

y reír-llorando o llorar-riendo.

 

Entre los ladrillos y los adobes

prefiero el olor de suelo,

la muralla rústica del cortaviento,

las vigas retorcidas y toscas,

con olor a sudor de hombre de campo.

 

Entre el niño y el adulto

escojo al niño,

puro de alma y limpio de mente,

y deshecho al ser contaminado,

con valores marchitos.

 

Entre él y él y aquel

elijo al que toma mis manos

con devoción de amigo,

al que me sonríe

con nívea y sincera sonrisa.

 

Entre el bien y el mal

elijo el bien como bien permanente

y el mal como bien pasajero.

Trato de dignificar mi calidad de humano

matando de a pocos mi salvaje atavismo.

 

 

Entre mi nombre y el tuyo

elijo el tuyo porque es membresía que la cogí,

me permitiste que me adueñé con cariño

y no es como la marca que me pusieron

denigrando mi libertad.

 

Entre ella y ella y aquella

ya elegí a la primera,

la del amor de primavera,

mi bella compañera, mi fiel y dulce esposa,

mi ángel de la guarda.

 

Julio R. Villanueva Sotomayor

Lima, 1 de febrero de 2018

www.identidadjrvs.com

Escribir un comentario

Tu email no será publicado.